Por hablar.

domingo, 17 de febrero de 2013

La terrorífica certidumbre de la imperfección propia, 
alimentando vanidades desde que el hombre es consciente de su propia caducidad.